Melisa-Melissa officinalis



Sus principios activos son aceite esencial con citral, melisal,cariofileno y linalool; sustancias amargas, ácidos y taninos.
Entre sus propiedades está la de fortalecer los nervios y tener efecto espasmolítico, antidepresivo, relajante, somnífero y antibacteriano; también actua como repelente de insectos; intenso y fresco aroma a limón, sabor balsámico.
La planta entera desprende olor a limón sobre todo si se frota entre las manos. Las hojas tiernas se recogen durante todo el año. Para secarlas es mejor recogerlas justo antes de la floración. De las hojas frescas y los brotes tiernos se extrae el valioso aceite de melisa.
Para uso culinario se prefiere la melisa fresca y es suficiente utilizarla en pequeñas cantidades dado su aroma intenso. Combina bien con casi todas las hierbas de ensalada incluido el ajo. El sabor a limón de sus hojas le da un toque refinado a los platos con queso fresco, huevos, ensaladas, salsas, sopas y el pescado. Asimismo aporta frescura a la mantequilla de hierbas. Con las hojas frescas o secas, se puede preparar una infusión para combatir la sed.
La  melisa abre el apetito y ayuda a vencer las dificultades digestivas. En la medicina tradicional se utilizaba para vencer las molestias de la menstruación por lo que recibe también el nombre de  "hierba de las mujeres". Una infusión de hierbas secas ayuda a combatir el agotamiento, la depresión y los resfriados leves. Tiene un efecto relajante aplicando exteriormente aceite de melisa en las migrañas y cólicos.